Un recorrido por el parlache, como una nueva forma de expresión verbal

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Dora Luz Muñoz Rincón

Resumen

Vivimos en un mundo donde los espacios para la palabra se han ido clausurando, donde la memoria incierta de voces, se ha ido desvaneciendo. Aunque no se trata solo de que existan estos espacios, pues se trata también de medir la calidad de las palabras que en ellos circulan y la capacidad de utilización que tienen los habitantes para dar cuenta de cómo respira este mundo, esta ciudad, que se caracteriza por sus brotes de  alegría, decepciones, tristezas, euforias, abatimientos, glorias y éxitos pasados, pero que también está llena de escepticismo ante un presente infructuoso y un futuro incierto.


La vida y la palabra son dos caminos que existen para buscarle respuesta a lo incomprendido del mundo, donde el presente frustrado permite el regreso de un pasado ingrato, aunque exista dificultad en la memoria para traer esos recuerdos de regreso, que se escapan temporalmente, pero que resultan en la mayoría de los casos, gratos y nostálgicos, reales y ficticios, dolorosos y placenteros, cargados de sentido para ser ubicados en algún sitio de la realidad presente y así poderle encontrar una respuesta satisfactoria a  esa negativa inconclusa de la vida en el mundo de la oralidad.

Palabras clave:
Lenguaje, Lengua, Personalidad, Barrios populares, Medellín, Expresión, Cultural, Social, Económica, Exclusión, Marginalidad, Narcotráfico, Delincuencia, Manifestaciones, Dialecto, Símbolos, Culturas, Caos, Desorden, Comunicación, Jóvenes, Vida, lenguajes populares y urbanos, instrumento, medios de comunicación, mensaje, sentido, realidad, Colombia, ciudades, antilenguajes, represión

Detalles del artículo