Toc, toc, toc: ¿quién toca? (Reportaje gráfico sobre la puerta)

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Federico Medina Cano
  • Biografía

    Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), magíster en Artes y Ciencias de la Washington University. Docente de la Facultad de Comunicación SocialPeriodismo, UPB.

Resumen

El objeto arquitectónico no es solo un elemento que tiene unas características físicas especiales, unos materiales (madera, metal, barro, piedra, hormigón), un volumen, un lenguaje, una forma y una expresión, una proyección en el tiempo (busca perdurar o es efímero) que lo identifica y lo diferencia de otros artefactos de la cultura material. Los ambientes construidos, los objetos arquitectónicos y el paisaje (el entorno en el que están situadas las edificaciones) tienen una dimensión social y una individual. De un lado, son expresión del grupo que lo habita, de sus aspiraciones y expectativas, de su manera de organizar el mundo, de su sentido de la estética (de sus patrones del gusto); y, de otro, reflejan la personalidad del individuo que lo ocupa. Están embebidos de una serie de significaciones, valores y representaciones. Poseen una estructura, un orden y una jerarquía que los que lo habitan reconocen como propia.


Detalles del artículo

Referencias

Abril, G. (1995). Puertas. Revista de Occidente, (170-171), 75-97.

Barbotín, E. (1977). El lenguaje del cuerpo. Madrid: Eunsa.

Bejar, H. (1995). El ámbito íntimo: privacidad, individualismo y modernidad. Madrid: Alianza Universidad.

Bollnow, O. (1964). El hombre y su casa. Eco. (52-54), 452-493.

Colafranceschi, D. (2007). Landscape + 100. Palabras para habitarlo. Barcelona: Gustavo Gili.

Comte, F. (1994). Las grandes figuras mitológicas. Madrid: Alianza Temática.

Ching, F. (1997). Diccionario visual de arquitectura. México: Gustavo Gili.

Durand, G. (1981). Estructuras antropológicas de lo imaginario. Madrid: Taurus.

Eudave, C. (2016). Aura de Carlos Fuentes: proyección ritual y simbólica. Recuperado de https://escrituracreativa.com/sin-categoria/aura-de-carlos-fuentes-proyeccion-ritual-ysimbolica-6994/

García Márquez, G. (2014). Nueve poemas de amor de Gabriel García Márquez. Revista Dinners. Recordando a Gabo (1927-2014). Recuperado de https://revistadiners.com.co/ especiales/15323_nueve-poemas-de-amor-de-garcia-marquez/

García Márquez, G. (1974). Cien años de soledad. Buenos Aires: Sudamericana.

Garzón Valdés, E. (2003). Lo íntimo, lo privado y lo público. Claves de Razón Práctica. (137), noviembre, 14-24.

Kafka, F. (1980). La condena. Madrid: Alianza-Emece.

Massey, D. (2012). Espacio, lugar y política en la coyuntura actual. Urban. (4), septiembrefebrero, 7-12.

Morales, J. R. (1999). Arquitectónica. Sobre la idea y el sentido de la arquitectura. Madrid: Biblioteca Nueva.

Nicoli Segura, P. (s.f.). Entradas o salidas: las “puertas” en la literatura. Recuperado de https://ciudadseva.com/texto/entradas-o-salidas-las-puertas-en-la-literatura/

Saldarriaga Roa, A. (2010). Los lugares habitados. Bogotá: Laguna Libros.

Simmel, G. (1986). Puente y puerta. Recuperado de https://laasociacion.files.wordpress. com/2013/05/simmel_1_libro- _puente_y_puerta-1.pdf

Sloterdijk, P. & Heinrichs, H. (2004). El sol y la muerte: investigaciones dialógicas. Madrid: Siruela.

Torralba García, S. (2016). Habitar la casa. Reflexiones en torno al espacio vivencial. Universidad Politécnica de Valencia. Recuperado de https://riunet.upv.es/bitstream/ handle/10251/74051/TORRALBA%20-%20Habitar%20la%20casa%2C%20reflexiones%20 en%20torno%20al%20espacio%20vivencial.pdf?sequence=1

Verdú, V. (1997). Emociones. Madrid: Taurus.

Verdú, V. (1981). La seducción de la casa. Viejo Topo. (56), 41-43.

Villota Toyos, G. (2001). Mirando el patio: el cuerpo representado en la frontera entre las esferas de lo privado y lo público. Política y Sociedad. (36), 113-128.