A propósito de una tesis summa cum laude

Luis Fernando Fernández Ochoa

Resumen


“El que alguna vez haya entrado en contacto con un auténtico filósofo se sentirá siempre atraído por él”, dijo alguna vez Bochenski y eso lo sucedió al Profesor Henry Solano, se encontró de manera personal con Don José Ortega y Gasset. Eligió a Ortega, quizás sin saberlo porque, como escribió Fichte, el fin supremo y último del hombre es la perfecta concordancia consigo mismo, y en las páginas del filósofo español halló lo que andaba buscando: un modo de pensar fiel a la realidad, que le permitiera saber a qué atenerse, como persona y como abogado.


Texto completo:

PDF