Monedero electrónico, un medio seguro, versátil y práctico para el transporte diario

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Margarita M. Llano Gil

Resumen

Desde la antigüedad, el ser humano buscó distintas formas de pago y, para ello, se valió del trueque y de variados medios de cambio. Los pueblos recurrieron a elementos como conchas, barras de sal, piezas de coral, metales, trigo, ganado, y hasta grandes piedras como las del Pacífico Sur que llegaron a medir 12 metros de diámetro. Aunque efectivos, estos sistemas presentaban problemas no sólo de transporte sino, también, de almacenamiento. De acuerdo con el historiador Heródoto, las primeras monedas, más o menos como hoy las conocemos, se fabricaron en Asia Menor hacia el siglo VII AC. Y también hay indicios de que 845 años AC ya existía papel moneda en China.


Desde esas épocas buscó la forma de facilitar las operaciones financieras y por muchos años utilizamos monedas relativamente uniformes en tamaño y peso, además de billetes que se modificaron para guardarse en las billeteras que hoy portamos. De todas maneras, cargar muchas monedas y grandes fajos de dinero tiene inconvenientes. Por lo tanto, seguimos detrás de maneras que faciliten el pago de mercancías y servicios. Uno de ellos, tarjetas inteligentes como las que usamos en cajeros electrónicos, almacenes y sistemas de transporte, entre otros.

Palabras clave:
Transporte público, Tarjetas inteligentes, Monedero electrónico

Detalles del artículo