Síndrome de prune belly (ciruela pasa). Reporte de un caso

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Álvaro Hoyos Orrego
  • Biografía

    Médico pediatra, Microbiólogo clínico, Clínica Universitaria Bolivariana. Medellín, Colombia.

Paula Botero González
  • Biografía

    Estudiante de pregrado de Medicina. Facultad de Medicina, Universidad de Manizales. Clínica Universitaria Bolivariana. Medellín, Colombia

Resumen

El síndrome de prune belly es una rara anomalía congénita. Se trata de una triada compuesta por ausencia, deficiencia o hipoplasia de la musculatura de la pared abdominal, criptorquidia bilateral y malformación del tracto urinario (dilatación). Se presenta el caso de un bebé, de sexo masculino y con diagnóstico imagenológico in utero de megavejiga, valvas uretrales posteriores parciales y dilatación de los uréteres. Luego del nacimiento, las características fenotípicas fueron sugestivas del síndrome de prune belly (ciruela pasa). Los estudios complementarios confirmaron la ausencia de testículos en escroto, reflujo vésico ureteral bilateral y estenosis de la uretra proximal. La uro resonancia magnética con reconstrucción en 3D reportó que ambos riñones presentaban alteración en su morfología con quistes en su interior, hipoplasia renal derecha, uréteres dilatados y tortuosos, vejiga distendida con divertículo del uraco y deficiencia de los músculos rectos abdominales. Como complicaciones se presentaron una infección urinaria febril y una enfermedad renal crónica secundaria. Una vez los eventos infeccioso y obstructivo fueron resueltos la función renal se estabilizó y se procedió a realizar vesicostomía. El paciente fue dado de alta en condición estables, con manejo de la vesicostomía, profilaxis para infección urinaria y seguimiento periódico. La reconstrucción de su tracto urinario se realizará al segundo año de vida y de acuerdo con la evolución de su función renal.

Palabras clave:
prune belly syndrome síndrome de prune belly

Detalles del artículo

Referencias

Woods AG, Brandon DH. A prune belly syndrome. Adv Neonatal Care.2007; 7(3):132-143.

Cabanillas P, Albújar P, Cisneros L. Síndrome de prune belly. Rev Chil Pediatr. 2001; 72(2):135-138.

Texeira RL, Petrica A, Torres PA. Síndrome de prune belly. Rev Col Bras Cir. 2004; 31(6):400-401.

Matwalley KA, Farghalley HS, Abd-Elsayed AA. Prune belly syndrome in an Egyptian infant with Down syndrome: a case report. J Med Case Reports [revista en Internet] 2008 [acceso 25 de junio de 2010]; 2(322). Disponible en: http://www.jmedicalcasereports.com/ content/2/1/322

Ramasamy R, Haviland M, Woodard JR, Barone JG. Patterns of inheritance in familial prune belly syndrome. Urology. 2005; 65(6):e26-e27.

Herman TE, Siegel MJ. Prune belly syndrome. J Perinatol. 2009; 29(1):69-71.

Liguori R, Barroso Jr. U, Matos JT, Ottoni SL, Garrone G, Demarchi GT, et al. Elective appendicvesicostomy in association with monfort abdominoplasty in the treatment of prune belly síndrome. Int Braz J Urol. 2006; 32(6):689-696.

Denes FT, Arap MA, Giron AM, Silva DA, Arap S. Comprhensive surgical treatment of prune belly syndrome: 17 years’ experience with 32 patients. Urology. 2004; 64 (4): 789-794.

Toledo ME, Expósito OR, Segura RE, Díaz EM, Tornés C. Síndrome de prune belly: presentación de caso. Rev Cubana Cir [revista en Internet] 2008 [acceso 30 de junio de 2010]; 47(1). Disponible en: http://scielo. sld.cu/pdf/cir/v47n1/cir13108.pdf

Smolkin T, Soudack M, Golstein I, Sujov P, Makhoul IR. Prune belly syndrome: expanding the phenotype. Clin Dysmorphol. 2008; 17(2):133-135.

Woodhouse CR, Ransley PG, Innes D. Prune belly syndrome – report of 47 cases. Arch Dis Childd. 1982; 57:856-859.

Weber S, Mir S, Schlingmann KP, Nürnberg G, Becker C, Kara PE, et al. Gene locus ambiguity in posterior urethral valves/prune belly syndrome. Pediatr Nephrol. 2005; 20:1036-1042.

Duran MA, Rivero V, Macias B. La variante letal del syndrome prune belly: informe de dos casos. Rev Med Hosp Gen Mex.1999; 62(3):206-209.

Denes FT. Editorial comment. Int Braz J Urol. 2006; 32(6):695.

Monti PR. Editorial comment. Int Braz J Urol. 2006; 32(6):696.