Siempre que la ciencia precisa llegar a los demás se entiende muy bien con la infografía

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Jordi Català

Resumen

Es un hecho cotejado por la propia ciencia que la potencia de la retención de una información por parte del cerebro va vinculada al tipo de experiencia sensorial por la cual se ha aprehendido esa información. La propia ciencia lo ha medido y sus resultados son evidentes: no es lo mismo captar una información por la vista que por el oído y, además, tampoco hay color si la vista está sometida a un texto o a imágenes que pueden, a su vez, llevar textos. La ventaja de la comunicación visual es apabullante, se cuantifica como de un 85 % frente a un 20 % de la lectura y un 10 % de la comprensión oral, en igualdad de condiciones. Y hablo solo de retención, pero para retener se ha de ser atraído, y de nuevo la ventaja pertenece a la comunicación visual. Todas las personas nos sentimos más atraídas por las informaciones visuales (incluidas las textuales), las entendemos mejor y durante mucho más tiempo. Yo siempre pongo el mismo ejemplo a mis alumnos: les planteo ¿cómo memorizas mejor un gol de Messi? y les enseño una fotografía, un vídeo, un texto extraído de prensa explicando ese gol y, finalmente, una grabación de la radio. Obviamente, de entrada, el vídeo es el que da más información para recordar, aunque es posible que queden todavía muchos matices pendientes. Acabo el experimento enseñando una infografía de ese gol, y ahí siempre obtengo el mejor de los resultados porque no me limito a enseñar un gol como hace el vídeo, ni a explicarlo como lo hacen el texto y la radio, sino que lo relato, con matices, con detalles, con fijación en los detalles, y eso permite que la comprensión vaya a ser mucho mayor.


Detalles del artículo