La construcción de la ciudadanía en las democracias liberales

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Victoria Camps

Resumen

El buen funcionamiento de la democracia descansa, por supuesto, en las instituciones, pero, también, en los individuos. Éstos son, a fin de cuentas, quienes diseñan, hacen funcionar y promueven o exigen reformas institucionales. Del sentido de la justicia que tengan y vayan adquiriendo los individuos dependerá la justicia de la sociedad en la que viven. De ello, se deducen dos cosas: 1) la formación del ciudadano no es una tarea banal en la construcción de la democracia; 2) el bien y la justicia, lo que es bueno para cada uno y el ideal de justicia necesariamente compartido, quizá no puedan constituir dos ámbitos tan separados –el de la vida privada y el de la vida pública– como muchos filósofos actuales, y entre ellos, Rawls, han sugerido.


Detalles del artículo