Reportaje gráfico: San Sebastián de Urabá: un soplo de barro hecho arte

Julián Forero Sandoval

Resumen


Como una metáfora inspirada en la creación divina, este pueblo enclavado en la Ciénaga Grande de Lorica de la Costa Caribe colombiana, es reconocido en la región por su generosa tradición alfarera, lo que les permite transformar las partículas de polvo y arcilla, propias del barro, en ricas y variadas representaciones artísticas cargadas de historia.

San Sebastián de Urabá, ubicado a 8 kilómetros de Lorica, sobre el caño de Aguas Prietas, es un pueblo de alfareros herederos de una tradición artística cuyos orígenes se remontan al 3000 antes de Cristo. En el cerro el Mohán, Momil, el arqueólogo Geraldo Reichel Dolmatoff encontró piezas cerámicas que datan de esta fecha y que, junto con las de Puerto Hormiga, Bolívar, son las más antiguas de América del Sur.


Palabras clave


Memorias fotográficas; Alfarería; Múcuras

Texto completo:

PDF