Gelatina, sericina y carragenina para decir adiós a las heridas crónicas

Barra lateral del artículo

Contenido principal del artículo

Akemy Carolina Homma Parra

Resumen

Cortar, extraer, preparar, mezclar y analizar. En los laboratorios de la UPB seguimos estos pasos para el desarrollo de apósitos.


¿Sabías que el hilo de seda, ese con el que se fabrica la ropa, se extrae de los capullos elaborados por el gusano Bombyx mori? Su historia en nuestro país comenzó en 1970, cuando la Federación Nacional de Cafeteros inició las primeras investigaciones sobre la adaptabilidad del gusano a las condiciones agroclimáticas colombianas, pues, en principio, los empresarios importaban los huevos desde Japón y otros países asiáticos, según relata el ingeniero agrónomo, experto en sericultura, César Augusto Cifuentes, en un texto llamado Estado actual y perspectivas de la sericultura en el departamento del Cauca. Una vez llegaban al país, los incubaban, criaban y entregaban a los agricultores para que ellos secaran sus capullos. Después, la Federación se encargaba de venderlos a los mismos países asiáticos.

Palabras clave:
Apósitos, Úlceras de Martorell, Sericina, Carragenina, Gelatina, Ácido cítrico

Detalles del artículo