¿Necesitamos los diseñadores una teoría del diseño? ¿Nos hace falta una retórica ‘unificadora’?

Rómulo Polo Flórez, Dolly Viviana Polo Flórez

Resumen


Los fundamentos, dinámicas y discursos de los diversos modos de conocer, crear y resolver, no pueden ser los mismos en todas las disciplinas ni tener por únicos parámetros los de las ciencias tradicionales. Aunque coincidan en propósitos, métodos, finalidades u otras características, cada vez se evidencia su naturaleza diversa. El diseño consolida su teoría proponiendo diversos enfoques que enriquecen su comprensión y ejercicio, lo cual, a la vez, dificulta precisar sus singularidades. La multiversidad del diseño no es una debilidad sino su mayor fortaleza, como modo de pensar-resolver la interrelación humana y con su entorno. El reclamo por la ambigüedad y la retórica sobre el diseño que desvirtúan su epistemología devela múltiples y ocultas paradojas desde las visiones clásicas de los saberes. Este artículo reflexiona y propone sobre los aspectos teóricos del diseño, entendido como pensamiento especializado que aplica, valora y desarrolla nuevo conocimiento. Como ejercicio conceptual desde lo profesional y lo académico, se apoya en el análisis de un caso muy difundido de la literatura especializada, haciendo una crítica a la mirada retórica del diseño de Buchanan en el artículo analizado.1 Al visibilizar sus categorías, criterios y roles, planteamos el diseño como ejercicio racional, no meramente subjetivo, autónomo, pero apoyado y colaborativo con otras disciplinas cuyos aportes integra mediante el lenguaje de la forma desde, por y en sus propios constructos y estrategias conceptuales, que posibilitan resolver la necesidad inicial desde la cual todo proyecto se plantea.


Palabras clave


Diseño; Epistemología; Teorías sobre diseño; Retórica; Lenguaje de la forma

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.18566/iconofac.v11n17.a03