Cuando se llega con posiciones preconcebidas al tratamiento de la Religiosidad Popular, se corre el peligro de no comprender la funcionalidad de dicha forma religiosa. Esas posiciones pre-concebidas consisten fundamentalmente, en primer lugar, en el "rechazo ilustrado" de la Religiosidad Popular por considerarla propia de las gentes incultas o ignorantes. Aquellos que pretenden una vivencia práctica de la Doctrina oficial en su pureza total, crean en sí mismos actitudes negativas ante los fenómenos de la Religiosidad Popular.

Carlos Arboleda Mora

Abstract


Cuando se llega con posiciones preconcebidas al tratamiento de la Religiosidad Popular, se corre el peligro de no comprender la funcionalidad de dicha forma religiosa. Esas posiciones pre-concebidas consisten fundamentalmente, en primer lugar, en el "rechazo ilustrado" de la Religiosidad Popular por considerarla propia de las gentes incultas o ignorantes. Aquellos que pretenden una vivencia práctica de la Doctrina oficial en su pureza total, crean en sí mismos actitudes negativas ante los fenómenos de la Religiosidad Popular.(...)


Keywords


Religiosidad popular