EL SACERDOTE, UN ORFEBRE MUNDANO

Hernando Uribe Carvajal

Abstract


Es una reflexión sobre el sacerdocio común de los fieles y sobre el sacerdocio ministerial, íntimamente unidos. Ya el sacerdote del Antiguo Testamento (hiereis) tenía la función esencial de mantener al pueblo consciente de su carácter sacerdotal y así glorificar a Dios con toda su existencia. Como Cristo lo hace todo nuevo, más aún, él es el nuevo obrar de Dios, el fin último del ministerio sacerdotal, a semejanza del único sacerdocio de Cristo, consiste en “hacer que el mundo entero entre a formar parte del cuerpo de Cristo, a fin de que Dios lo sea todo en todos” (J. Ratzinger) hasta hacer del mundo el templo y la oblación para Dios. La profesión del sacerdote es humana y divina a la vez. Está llamado a ofrecer la existencia al Creador poniendo en cada gesto el sello del amor, que une en cada instante el cielo con la tierra, la tierra con el cielo.


Keywords


Orden sacerdotal; Eclesiología; Espiritualidad.