Esperanza activa – participación activa. La Liturgia y la Reforma del Vaticano II como lugar de esperanza y medio para llevar al hombre contemporáneo a la experiencia de Dios

Felipe Agudelo Olarte

Resumen


La Liturgia tiene como fundamento la celebración del Misterio Pascual del Señor y éste mismo lo es a la vez de la fe y la esperanza cristiana, siendo así que la misma liturgia es lugar de esperanza para el hombre contemporáneo y de una esperanza que aspira a su consumación plena en la meta escatológica. Sin embargo, para una vivencia de la esperanza en la acción litúrgica, es necesaria una “participación activa” como lo afirma la constitución Sacrosanctum Concilium (no. 48), por medio de la cual el hombre descubre y palpa la presencia de Dios que abre el horizonte de su existencia y le permite observar su propia realidad de una forma diferente, esperanzadora.


Palabras clave


Esperanza; Participación activa; Sacrosanctum Concilium; Liturgia; Reforma Litúrgica

Texto completo:

PDF